Facebook Twitter Linkedin Youtube intranet
inicio
Compartir: 
"El trabajo que realizan los auditores no tiene repercursión mediática; existe, pero queda en la sombra"
 

Mayo de 2017.

La presidenta de la Agrupación Territorial de Navarra del ICJCE, Isabel Ezponda, lleva más cinco años al frente de esta Institución. Además, es la presidenta del Comité nacional de Pequeños y Medianos Despachos del ICJCE, auditora de cuentas y experta contable. Hoy se celebra el Día del Auditor de Navarra y el Instituto quiere conocer sus impresiones sobre el sector de la auditoría.
 
Llevas muchos años de presidenta al frente de la Agrupación Territorial de Navarra, en todo este tiempo, ¿qué destacarías?
 
La situación de la profesión ha cambiado notablemente. Los cambios que han afectado a los auditores han sido principalmente la sobrerregulación, existiendo cada vez más obligaciones a cumplir en relación con el trabajo a realizar que, en muchos casos, se traduce en una mayor dedicación de horas. Desgraciadamente esta dedicación no viene acompañada por un incremento de los honorarios, todo lo contrario de lo que sucede en otros países donde los salarios son más elevados.
 
Con tu experiencia, ¿qué recomendarías a los presidentes de las Agrupaciones y Colegios en temas de gestión?
 
Las necesidades detectadas en los miembros van cambiando conforme evoluciona la profesión. Es importante ir dando el servicio adecuado en cada momento. En nuestra agrupación nos centramos en solventar los problemas que surgen de forma individual. Y a nivel general, nos centramos en facilitar la formación presencial a los miembros, tratando los temas de mayor actualidad en el ejercicio de la profesión. En el resto de ámbitos, canalizamos las necesidades de la agrupación apoyándonos en los servicios centrales.
 
¿Qué compromisos has adquirido con los miembros de la Agrupación para esta legislatura?
 
Apoyar a los miembros, resolver las cuestiones problemáticas tanto individuales o colectivas a nivel agrupación y trabajar a nivel nacional para que entre todos los representantes de los censores consigamos mejorar la situación de la profesión.
 
¿En qué momento está la economía en la Comunidad de Navarra y qué papel están jugando las firmas de auditoría en la región?
 
A nosotros nos ha afectado la crisis, al igual que al resto, pero por las características del tejido empresarial de Navarra ha sido menos intensa que en otros lugares. Ahora hay una cierta recuperación y se trabaja para que así sea, pero todavía queda mucho para que nuestra economía se sitúe en el lugar que debiera corresponderle. Más que de firmas de auditoría me gustaría hablar de los auditores. Todos, pertenezcan a una firma o no, tienen el mismo nivel de preparación y exigencias dentro de la profesión. El informe emitido por un auditor tiene la misma validez legal independientemente de su pertenencia a una firma. El papel de los auditores es fundamental porque dan credibilidad a la información financiera. Los informes emitidos por los auditores son básicos para la toma de decisiones por parte de accionistas y de terceros como la banca, posibles clientes, inversores, etc. Pero el trabajo que realizamos no tiene repercusión mediática: existe, pero queda en la sombra. Y, sin embargo, la labor del auditor es fundamental. Es la base de generación de confianza y transparencia en las transacciones. Existe un estudio que demuestra que hay menos corrupción en los países en los que hay más auditores y contables. No estamos reconocidos socialmente, pero somos muy necesarios. Esa percepción de la sociedad es la que deberíamos de tratar de cambiar.
 
¿Cómo está el proceso de fusión de firmas pequeñas en Navarra y qué medidas estáis tomando?
 
Este tipo de operaciones se realizan de forma directa entre los interesados por lo que no se dispone de datos exactos. Parece que se han dado más integraciones en redes que fusiones entre despachos. La realidad es que, tal y como está actualmente la profesión, el pertenecer a una organización de cierto tamaño facilita los medios para el cumplimiento de los amplios requisitos, y exigencias establecidas últimamente por la legislación aplicable. 
 
¿Cómo afecta al control de las cuentas el hecho de que las empresas estén cada vez más tecnologizadas y tengan un negocio más global?
 
Esta situación supone que el enfoque de la auditoría y las pruebas a realizar deben adaptarse y plantearse teniendo en cuenta esta realidad.
 
En Navarra funciona con éxito un modelo mixto donde los organismos públicos se apoyan en auditores privados. Eso les permite auditar anualmente todos los ayuntamientos de más de 9.000 habitantes. ¿Por qué este modelo que funciona en Navarra no se extrae a todos los Ayuntamientos de España?
Creo que el camino correcto es el de Navarra. Nuestro organismo público, la Cámara de Comptos de Navarra, es una entidad independiente que realiza una gran labor y utiliza el modelo mixto. De hecho, tengo entendido que este sistema ya funciona en Andalucía, y sería muy aconsejable que se aplicase en todo el país. Posiblemente se hubiesen evitado muchas situaciones que han llenado páginas de periódicos. Parece mentira que la mayoría de los ayuntamientos más grandes de España no se auditen. En el manejo de dinero público hay que ser más cuidadoso y trasparente, ya que existe un compromiso de gestión de esos fondos frente a toda la sociedad.
 
Actualmente los auditores cobran un salario por hora de trabajo muy bajo respecto a países como Francia, Reino Unido o Alemania ¿Qué solución darías para arreglar este problema?
 
Es una triste realidad. No se corresponde los honorarios que se cobran con el trabajo realizado y la responsabilidad que se asume. Esto sucede porque hay auditores que aceptan trabajos por debajo de un precio razonable. Así pierden dinero ya que, en caso contrario, la realización del trabajo no tendría la calidad apropiada. Con estas actuaciones se perjudica a toda la profesión. Las revisiones de calidad se deberían centrar en estos trabajos, cuyo precio hora no parecen razonables, y asegurar que los requisitos de calidad se cumplen.
 
Si te pregunta tu hijo qué es y qué hace un auditor, ¿qué le dirías?
 
Un auditor es un profesional que está muy preparado, continuamente formándose. Y su trabajo consiste en revisar las cuentas de otros, opinar si son correctas o no, ayudar a corregirlas y a mejorar su empresa. Unas cuentas auditadas trasmiten credibilidad, transparencia  y confianza.  Unas cuentas auditadas trasmiten seguridad a la empresa, accionistas, clientes proveedores, bancos, etc.

Paseo de la Habana, 1 28036 - Madrid | Teléfono: +34 91 446 03 54 | Fax: 91 447 11 62 | auditoria@icjce.es
Copyright © 2014 ICJCE - Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España. Todos los derechos reservados
Ayúdanos a mejorar | Política de privacidad | Aviso legal

© Gestor de contenidos
HagaClic
Scroll to top