Facebook Twitter Linkedin Youtube instagram intranet
Compartir: 
 
Green and clean

 

En diciembre de 2019 la Comisión Europea publicó la Comunicación “El pacto verde europeo” que, según se indica en el propio documento, constituye la respuesta europea a los desafíos del clima y del medioambiente y quiere definir la Europa de esta generación.
 
El pacto verde establece una hoja de ruta con acciones para impulsar un uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular, restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación, e incluye propuestas sobre las inversiones necesarias y los instrumentos de financiación disponibles para garantizar la transición de manera justa.
 
Para alcanzar este objetivo, la Comisión Europea publicó a principios de marzo de este año una propuesta de reglamento por el que se establece el marco para lograr la neutralidad climática, “Ley del Clima europea”.
 
Es un pacto ambicioso y es interesante comprobar cómo, en estos momentos en que la reacción al COVID-19 plantea graves problemas económicos, Europa no quiere dar la espalda a los compromisos alcanzados sobre la neutralidad climática para 2050 y las acciones se quieren enmarcar dentro de esta estrategia. En este sentido, también ha publicado una propuesta de estrategia renovada en finanzas sostenibles que acepta comentarios hasta el 15 de julio.
 
En esta propuesta de estrategia renovada se construye sobre el Plan de acción sobre finanzas sostenibles de 2018 que incluye 10 acciones para conseguir que el capital privado se dirija a inversiones sostenibles.
 
En todos estos documentos se resalta que, para alcanzar los objetivos se requiere de una información fiable tanto para los reguladores y gestores, como para el público en general. Es importante que las empresas proporcionen información fiable sobre cómo abordan la Responsabilidad Social Corporativa y el cambio climático en sus empresas, facilitando a inversores y consumidores premiar a aquellas entidades con un mayor compromiso social y climático y facilitando la inversión a largo plazo. En este sentido,
 
Actualmente hay dos iniciativas abiertas que, a pesar de que se enmarcan en dos áreas de política diferentes, tienen este aspecto común:
 
Una consulta de las autoridades supervisoras europeas (de banca-EBA, seguros- EIOPA y mercados de capitales- ESMA) sobre las normas de revelación de información sobre sostenibilidad y gobierno para los participantes en el mercado financiero, sus asesores y productos. Las tres autoridades europeas tienen responsabilidades en la emisión de normas técnicas cobre contenido, metodología y presentación de información sobre temas relacionados con la sostenibilidad. Contiene propuestas acerca del principio de “no dañar significativamente” en el reglamento sobre la taxonomía1.
 
Una consulta de la Comisión Europea sobre la modificación de la Directiva sobre información no financiera UE (Directiva 2014/95) que incluye cuestiones sobre la armonización de las normas de información aplicables, el aseguramiento y la supervisión. La consulta está abierta hasta el 11 de junio.
 
En el marco de esta consulta, Accountancy Europe preparó un estudio2 que describe cómo se ha llevado a cabo la transposición de la Directiva de información no financiera (Directiva 2014/95) en los países de la UE y su impacto en la función del auditor y de los proveedores de servicios de aseguramiento. También se analiza la incidencia del aseguramiento voluntario.
 
Según este estudio:
  • 12 países aplican los requerimientos mínimos al auditor de verificación de existencia de INF.
  • 11 países tienen un requerimiento adicional de verificar la coherencia de la INF con los estados financieros.
  • 3 países han optado por requerir aseguramiento independiente sobre la INF.
  • 14 países han indicado que las empresas de su país contratan proveedores de servicio de aseguramiento sobre INF de forma voluntaria.
 
En el ámbito nacional, recientemente se ha enviado a las Cortes el Proyecto de Ley de cambio climático y transición energética para cumplir con el objetivo de emisiones a más tardar en 2050 y que recoge una obligación de ampliar la información relativa a riesgos de la transición hacia una economía sostenible y medidas adoptadas para hacer frente a estos riesgos entre otra información y aplicable a las entidades cotizadas de crédito, aseguradoras y otras por razón de tamaño.
 
Los expertos nos encontramos pues, ante un doble reto, ayudar a las empresas en su camino hacia la recuperación económica y al hacerlo, ayudar a que esta sea social, medioambiental y corporativamente responsable. Lo del clean queda para más adelante, ya que otro de los aspectos en los que Europa está haciendo hincapié es el de blanqueo de capitales, aspecto que también nos afecta profesionalmente.
 
 
Adela Vila es Director International Department del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España.
 
 
 
  1. La taxonomía UE es una herramienta para ayudar a inversores, empresas, emisores y promotores a navegar en la transición hacia una economía baja en carbono, adaptativa y eficiente. Establece umbrales de rendimiento para actividades que contribuyen al cumplimiento de alguno de los 6 objetivos medioambientales; no dañan de manera significativa a cualquiera de los otros 5 y cumplen las salvaguardas mínimas. Su cumplimiento ayudará a las entidades a obtener financiación para mejorar su resultado medioambiental y a identificar qué actividades son respetuosas con el medioambiente.
  2. Towards reliable non-financial information across Europe. Factsheet.

Paseo de la Habana, 1 28036 - Madrid | Teléfono: +34 91 446 03 54 | auditoria@icjce.es
Copyright © 2014 ICJCE - Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España. Todos los derechos reservados
Ayúdanos a mejorar | Política de privacidad | Aviso legal

© Gestor de contenidos
HagaClic
Scroll to top