Facebook Twitter Linkedin Youtube instagram intranet
Compartir: 
 
Tenemos que reconocer que la percepción general que existe a nivel internacional sobre el papel de la profesión auditora es que dista de estar a la altura deseable  en cuanto a las necesidades de los mercados financieros, habiendo espacio para la mejora, lo cual plantea un reto muy importante para la profesión y los organismos reguladores. Los denominados “escándalos financieros”, acentuados por la crisis, han funcionado como señal de alarma resaltando que hay aspectos significativos a mejorar.
 
Dicho lo anterior, hay que afirmar también que es innegable que la auditoría juega un papel muy relevante en el desarrollo económico porque aporta calidad, rigor, transparencia, confianza y valor añadido a la información financiera. De hecho, tal como señalaba hace unos días el Presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, el papel de los auditores ha permitido, en muchos casos, atenuar las dificultades y clarificar la posición de las empresas en situación comprometida.
 
La respuesta del IFAC
 
El IFAC, como representante de la profesión a nivel internacional, ha reaccionado a la presión de este mensaje, y como primer paso ha elaborado la nueva norma sobre informes de auditoría que será de aplicación en España para los  ejercicios que se inicien a partir del 17 de junio 2016, y que supera el antiguo informe absolutamente estandarizado y pasa a compartir con el usuario de la información financiera las cuestiones clave de la auditoría. En este sentido el hecho de que el auditor aporte mayor transparencia sobre la auditoría y aumente su valor comunicativo es un elemento que se percibe como un aumento del valor de la auditoría. Ya se ha empezado a aplicar en países como Reino Unido, Holanda y Sudáfrica etc. y las impresiones recogidas al respecto son positivas.
 
Para demostrar su gran preocupación por la calidad el IAASB ha identificado los elementos clave que generan un entorno adecuado para la calidad de la auditoría que ha resumido en su publicación “ A Framework for Audit Quality” de febrero del 2014, que sirve como marco de referencia de futuras actuaciones y fomenta el desarrollo de un entorno donde se potencien los  factores favorables.
 
El enfoque del IFAC como respuesta al reto de la calidad enunciado ha tenido como exponente el documento “ Enhancing Audit Quality in the Public Interest” que se está debatiendo en las más altas instancias a nivel internacional, habiendo identificado tres áreas donde debería mejorar la normativa internacional:el Escepticismo Profesional, el Control de Calidad y las Auditorías de Grupos. En el mencionado documento se detallan una serie de aspectos a considerar para robustecer las normas en estas áreas y que puedan cubrir, o al menos mitigar, lo que se considera las principales debilidades identificadas en las auditorías.
 
A los ojos de aquellos que ven nuestra profesión desde fuera, la forma en la que se lleva a cabo la auditoría se esconde bajo la superficie, y los puntos fuertes y débiles del proceso son opacos. El único resultado visible de la auditoría ha sido hasta ahora un informe normalizado que no se puede utilizar para distinguir a unos auditores de otros. Resulta pues difícil evaluar los elementos que definen la calidad de una auditoría o comprender cómo se pueden fortalecer; también resulta difícil reconocer y recompensar la calidad de una auditoría cuando ésta existe. Por otra parte se sabe que algunos comités de auditoría están experimentando con varios tipos de Indicadores de Calidad de la Auditoria a la hora de aportar información a las negociaciones con los auditores de sus empresas.
 
Indicadores de calidad
 
En este entorno de fomento de la calidad y como complemento del diseño del marco para su desarrollo, se ha llevado a cabo en diferentes países como Estados Unidos, Reino Unido, Suiza, Australia, Canadá, Holanda etc., así como por parte de algunos organismos internacionales como el IOSCO, un esfuerzo de identificación de los Indicadores de la Calidad de la Auditoría (AQI), para objetivarla al máximo, facilitando así su medida y por tanto su seguimiento y comparación por parte de los comités de auditoría, los inversores y las propias firmas de auditoría que podrían pretender diferenciarse por la calidad.
 
El esfuerzo más ambicioso ha sido el desarrollado en Estados Unidos por el PCAOB, pero que aún está en fase de discusión entre las partes implicadas y necesitará algún tiempo antes de que se implante y comience a operar como un conjunto de indicadores que sirvan de medida objetiva y se ganen la confianza de sus usuarios. Esta propuesta contempla 28 indicadores que están desarrollados a nivel firma y a nivel encargo.
 
Los datos generados a partir de un conjunto de AQI bien elegidos podrían centrar  la atención de todos aquellos interesados, en las características de las auditorías de calidad.
 
No hemos tenido noticia de que en España se haya avanzado en este proyecto. En cualquier caso, para sacar un provecho adecuado de la utilización de estos indicadores es fundamental que la empresa defina sus necesidades y objetivos para poder determinar los indicadores que midan lo que pretende o necesita de acuerdo con sus prioridades y circunstancias.
 
Los  indicadores que se establezcan deben ayudar a medir factores de calidad de las firmas de auditoría, y  podrían servir a las empresas y sus comités de auditoría a la hora de valorar sus alternativas de elegir auditores. Este aspecto es especialmente útil en estos momentos en que el 17 de junio del 2016 ha entrado en vigor en España la nueva Ley de Auditoría que va a provocar cambios en las firmas que auditan las principales Entidades de Interés Público, como son las empresas cotizadas, por los requisitos de rotación de auditores que establece.
 
Estos indicadores tienen que ser adaptables a los diferentes sectores, países, tamaño y otras características de las empresas. Se puede anticipar que siempre se necesitarán adaptar a cada empresa y sus circunstancias en particular y nunca reemplazarán “ el juicio “de las personas responsables de evaluar o contratar al auditor, pero sí que les pueden proporcionar información relevante y estructurada para sus decisiones.
 
Pero para el caso de España se podría empezar  con un planteamiento más limitado, como es el que han hecho Holanda, Gran Bretaña y Suiza. Asimismo las AQI a desarrollar deberían adecuarse a nuestro entorno y necesidades, tal como se está haciendo en muchos de los países donde se han tomado en serio el reto de mejorar la calidad de la auditoría.
 
En este sentido se podrían incorporar algunos de estos indicadores  en el informe de transparencia a realizar por las firmas de auditoría , que entendemos está pendiente de establecer su contenido en el reglamento que desarrollará la nueva Ley de Auditoría, que está en proceso de elaboración.
 
Nuevos retos
 
 Por último hay que  constatar la necesidad de dar respuesta por parte de los auditores a las crecientes demandas del mercado sobre la aportación del auditor ante el volumen de información corporativa que utiliza el mercado, más allá de las cuentas anuales. De hecho las expectativas de los inversores, accionistas, proveedores y resto de grupos de interés son mayores en un mercado global que opera en tiempo real y toma decisiones con indicadores de diversa índole. Se exige no solo un plus de transparencia por parte de las empresas, sino una información que refuerce la confianza del público en las entidades, con una información corporativa más integrada con los estados financieros. Ante estos nuevos retos, la auditoría puede y debe desempeñar un papel más activo al extender su misión de verificación independiente a otras aéreas de información corporativa.
 
 
Nota: este artículo resume el discurso de estrada de Frederic Borràs en la Real Academia Europea de Doctores el 19 de  julio del 2016.-
 
 
Frederic Borràs es socio de Morera Asesores & Auditores.

Paseo de la Habana, 1 28036 - Madrid | Teléfono: +34 91 446 03 54 | auditoria@icjce.es
Copyright © 2014 ICJCE - Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España. Todos los derechos reservados
Ayúdanos a mejorar | Política de privacidad | Aviso legal

© Gestor de contenidos
HagaClic
Scroll to top