Facebook Twitter Linkedin Youtube intranet
Compartir: 
 
“Tenemos que evitar que los auditores se vean obligados a dejar esta profesión por la imposibilidad de conciliar”

 

Octubre de 2019.
 
Lidia Sierra Rodríguez, elegida nueva presidenta de la Agrupación Territorial 8ª de Aragón, es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, censor jurado de cuentas desde 2007 y miembro del ROAC desde 2002. Además, desde 2015 es miembro del Registro de Expertos Contables.
 
Es socia de Villalba, Envid y Cía Auditores, S.L. donde inició su actividad profesional en 1995. Desde 2005, es la responsable de calidad de la firma. Es además, profesora asociada en el Departamento de Contabilidad y Finanzas de la Universidad de Zaragoza, siendo su principal labor la de coordinar las asignaturas de Auditoría en el Máster Oficial en Auditoría que dicha universidad imparte.
 
Ha centrado su vida laboral en la auditoría de cuentas, que ha completado con el desarrollo de la práctica forense en materia de contabilidad y finanzas, elaborando dictámenes periciales para su aportación a procedimientos judiciales en el ámbito mercantil.
 
¿Cuáles van a ser las líneas estratégicas durante su mandato para estos cuatro años?
  • Acercar la Corporación a las generaciones que se han incorporado en los últimos años a la profesión como auditores (aprobado la prueba de acceso al ROAC). Para ello, deberemos conocer cuáles son sus necesidades e inquietudes para intentar atenderlas, además de transmitirles las ventajas de formar parte de una Corporación cuyo principal objetivo es que sus miembros ofrezcan servicios de calidad.
  • La presencia de las mujeres en la auditoría es cada vez mayor, tanto en el ejercicio de la profesión como en labores formativas, presencia que no se ha trasladado ni a los distintos órganos de nuestra Corporación, ni a las estructuras societarias de máximo nivel en las firmas de auditoría. En la candidatura del Comité de la Agrupación 8ª, hemos incorporado tres mujeres que son líderes en sus firmas, y que espero sean un referente para las auditoras más jóvenes que forman parte de nuestras firmas.
  • Mantener la labor ya iniciada por mi predecesor de incrementar la presencia de nuestra Agrupación en la sociedad civil aragonesa e incrementar la relación con las Instituciones locales, mediante iniciativas conjuntas y colaborando en el área de formación de contabilidad y auditoría.
De estas medidas, cuáles, según su criterio, son las más innovadoras
 
La realización de un estudio que nos permita conocer las inquietudes, motivaciones, deseos de las nuevas generaciones de auditores, que nos permita tomar medidas que “rejuvenezcan” la Agrupación.
¿Cuáles son los retos profesionales a los que se enfrenta el sector y, sobre todo, en Aragón?
 
A mi entender tenemos dos grandes retos, las nuevas tecnologías que ya han cambiado la forma de enfrentarnos a nuestro trabajo y que harán que en el corto plazo dicho cambio sea exponencial, para lo cual requeriremos de formación intensiva y espero que el Instituto sea un pilar básico en dicha formación, tanto para las firmas medianas y pequeñas, como para los censores que desarrollan la actividad de manera individual.
 
El otro reto principal es el de saber transmitir a la sociedad las ventajas que el ejercicio de nuestra profesión ofrece a las empresas auditadas, tanto en la información interna como la externa. Debemos ser capaces de potenciar las auditorias voluntarias, convencer de las ventajas de auditarse, independientemente de las obligaciones mercantiles, con el único objetivo de obtener información fiable y adaptada a nuestro marco normativo.
 
¿Cuáles son los temas que más preocupan a los auditores en Aragón?
 
Existe una preocupación importante por cómo se desarrolle reglamentariamente la Ley de Auditoría, y muy particularmente en la parte de control de calidad interno de nuestros despachos. Además, creo que nuestra profesión cada vez está más regulada, con mayores exigencias y por tanto con mayor esfuerzo por nuestra parte para ser capaces de dejar plasmado en nuestro trabajo, labores que no las ve nuestro cliente, pero que nos las exige nuestro legislador. Tenemos que poder ser capaces de encontrar un equilibrio.
 
Otra preocupación significativa es que futuros requerimientos puedan disminuir los niveles exigidos para las auditorías obligatorias, lo que tendría un impacto muy negativo en nuestra cifra de negocio por la pérdida de encargos de auditoría, por eso tenemos que ser capaces de demostrar los beneficios de unas cuentas anuales auditadas.
 
¿Cree que la gestión de la calidad es prioritaria para las firmas de auditoría?
 
No sólo prioritaria sino imprescindible, por mi experiencia profesional, mantener en los despachos de auditoría unos buenos sistemas de control de calidad interno, ayudan a mejorar la eficacia de los encargos y consecuentemente los resultados del despacho. Además, no debemos olvidarnos que el regulador cada vez está imponiendo más medidas que garanticen unos sistemas de calidad muy exigentes.
 
¿Qué cree que deben hacer las firmas para adaptarse al proceso de digitalización?
 
El ICJCE presentó en marzo de 2019 un estudio titulado La transformación digital en el sector de la auditoría que recomiendo leerlo. Las firmas de auditoría están obligadas a aplicar las nuevas tecnologías a los servicios que prestan y es por ello que deberán invertir recursos en el uso intensivo de tecnología, ya que el nivel de madurez tecnológica que actualmente tenemos es medio-bajo. Precisamente la necesidad de inversión y la adaptación al cambio, son las principales barreras identificadas. Deberemos ser capaces de atraer nuevo talento orientado a estas nuevas tecnologías mostrándoles una profesión dura pero altamente gratificante.
 
¿Cómo está afectando el informe de Información No Financiera a las empresas en Aragón?
 
Este ha sido el primer año al que se han tenido que enfrentar un buen número de empresas a la elaboración del Estado de Información No Financiera, sin tener casi tiempo para la obtención de datos, dada la fecha de aprobación de la Ley. Por este motivo, han tenido que poner recursos específicos para la obtención de los datos, que les permitiera cumplir la normativa en plazo. No obstante, pese a las dificultades de este primer año, creo que es información positiva y que ha servido para que muchas compañías visualizaran muchísima información de actividades desarrolladas, particularmente en materia de medioambiente y medidas sociales.
 
¿Cómo recomendarías esta profesión a estudiantes y universitarios para atraer talento al sector?
 
Como he dicho anteriormente, creo que es una profesión dura que requiere un gran esfuerzo personal, pero a la vez es muy gratificante. Además, creo sinceramente que debido a la cantidad de sectores en los que desarrollan la actividad nuestros clientes, y a la formación específica tan importante todos los años, esta actividad es una gran escuela práctica para complementar nuestra formación universitaria. Por otro lado, creo que otra gran ventaja para comenzar en esta profesión es que el miedo que todos tenemos cuando comenzamos a trabajar en ella se reduce de manera muy importante al estar continuamente supervisados y acompañados de otras personas, que siempre están dispuestas a enseñarnos y a indicarnos las soluciones cuando el asunto tratado se complica.
 
Si pudieras cambiar algo o mejorar en tu profesión, ¿qué cambiarías?
 
Tenemos que ser capaces de una mayor conciliación laboral y personal. Tenemos que evitar que los profesionales de la auditoría se vean obligados a dejar esta profesión por la imposibilidad de conciliarla con su vida fuera de ese trabajo.
Todos los indicadores económicos y la coyuntura actual apuntan a una nueva crisis. Si así fuera, ¿cómo crees que afectaría a España?
 
Cualquier crisis afecta negativamente a la economía y, en consecuencia, a las empresas. Factores como la inestabilidad política a nivel nacional, el Brexit, o la incertidumbre en EE. UU. hacen que la actividad de las empresas se resienta. La última prueba de ello es la reciente revisión del Banco de España, que ha rebajado en cuatro décimas las expectativas de crecimiento en nuestro país para este año, y también pronostica un menor crecimiento en 2020 y 2021.
 
Cabe esperar que después de la crisis de 2007, tanto el tejido empresarial como el consumidor sea mucho más precavido a la hora de tomar sus decisiones, por lo que se podría traducir en una bajada del empleo, del tejido empresarial y del consumo.
 
La salida sin acuerdo del Reino Unido de la UE, ¿cómo puede afectar a España?
 
Todos los expertos están indicando que los efectos de una salida sin acuerdo, serán muy perjudiciales, particularmente para el Reino Unido, pero también para el resto de Europa. No obstante, confiemos en que la sensatez del Parlamento británico se imponga a los planteamientos del señor Johnson.
 
Los principales peligros del Brexit para España serían:
  • Ante la posibilidad de aranceles que encarezcan los costos de las exportaciones, reduciendo el resultado de las operaciones, parece que el paso siguiente sería un descenso de la actividad comercial.
  • Una vez que el país abandone la Unión Europea, los británicos ya no disfrutarán de libertad de circulación por el territorio de la misma, lo que podría reducir sus incentivos a la hora de decidirse por viajar a España o algún otro país de Europa, lo que nos llevaría a una caída del turismo.
  • Con menos Estados miembros dentro de la Unión Europea, cada uno de ellos tendrá que aportar más dinero para su mantenimiento. En el caso de España, la salida de Reino Unido implica tener que aportar a la Unión Europea 900 millones de euros más de los que se aportan actualmente.
Pero también debemos ser optimistas, ya que numerosas empresas y bancos que ahora trabajan desde Reino Unido estarán buscando una salida para no quedarse fuera del espacio económico europeo, y España se puede perfilar como uno de los destinos más atractivos para su inversión. Hay que tener en cuenta que la llegada de nuevos inversores y empresas no solo mejoraría la economía a nivel general, sino que podría ser una importante fuente de generación de empleo para el país.
 
Si te pregunta tu hijo qué es y qué hace un auditor, ¿qué le dirías?
 
Tengo una hija que, desde muy pequeña, ha sido muy inquieta intelectualmente, y que preguntaba a sus padres a que se dedicaban. Mi marido, como profesor universitario que es, lo tuvo muy fácil, pero yo, me di cuenta de que es difícil explicar nuestra profesión. Le conté que en nuestra profesión sabíamos mucho de números y de cuentas, y que las empresas acudían a nosotros para que dijéramos si sus números y sus cuentas estaban bien. Aumentamos la confianza en la información facilitada por las empresas a la sociedad.

Paseo de la Habana, 1 28036 - Madrid | Teléfono: +34 91 446 03 54 | Fax: 91 447 11 62 | auditoria@icjce.es
Copyright © 2014 ICJCE - Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España. Todos los derechos reservados
Ayúdanos a mejorar | Política de privacidad | Aviso legal

© Gestor de contenidos
HagaClic
Scroll to top